Fantasías sexuales más típicas de las mujeres

fantasias-sexuales-mujeres
fantasias-sexuales-mujeres

Fantasías sexuales más típicas de las mujeres – En sexshop Gallery tenemos todo lo que necesitas para cumplirlas.

 

Son muchas las cosas que las mujeres guardan para sí. Pero si llega el momento, habrá confianza. Aún así, te vamos a dar una ayuda, y por eso vamos a decirte cuáles son las fantasías  sexuales más típicas de las mujeres. Por supuesto, esto depende mucho de cada mujer, así que solo podemos decirte que esto es una guía, y no un manual.

 

1.- Alumna-profesor

No solo los hombres fantasean con mujeres vestidas con coletas y uniformes de colegio. Ellas también se dejan llevar por esa fantasía, donde él mira con lascivia y es todo deseo. Ella, se siente deseada.

No solo se trata de un juego de rol, sino también de poder: ¿quién tiene el poder aquí? ¿El que tiene el rol de profesor? O la persona que genera el deseo en el otro. Solo jugando podrás descubrirlo, así que ya sabes, prepara un uniforme de su talla, y prepárate para la función.

2.- Con un extraño

Evidentemente, si mantienes una relación con una mujer, no te va a soltar de buenas a primeras que le gustaría hacerlo con un completo desconocido. Pero claro, si lo sabes, puedes jugar a eso perfectamente. Solo tienes que sorprenderla un día en casa, y dejarte llevar por la pasión. 

Seguro que has visto un montón de escenas de películas (aunque la mayoría acaban en confusiones y cosas de lo más extrañas). Aún así, la esencia de esas escenas, el hecho de pillar a tu pareja por sorpresa, es algo con lo que fantasean muchas mujeres hoy en día.

Por supuesto, puedes cambiar de escenario y sorprenderla en otro sitio: en el supermercado, en los centros comerciales, etc.

3.- Trío (dos chicas)

Aunque es la fantasía por excelencia de todo hombre, las mujeres también se lo han planteado. Y quien diga que no, miente. Muchas mujeres, y sí, también heterosexuales, han sentido la curiosidad de tener un cara a cara con otra mujer, pero no es solo eso.

También está el morbo de encender a su pareja, pero ahí para la cosa. Si esto no se cumple, es porque a pesar de ser algo excitante para ellas, la chispa se apaga cuando ve a la otra mujer tocándote a ti. No, eso ya no les gusta tanto, y por eso reniegan de esta opción. Lo que les gusta más es que tú te enciendas, seas un voyeur, y luego ya acabes la sesión con ella sola. Pero si le cuesta compartir, imagínate compartir a su pareja. Hay muchos juguetes que te pueden ayudar.

4.- Ella Dominante

Sí, se dice que a las mujeres les gusta un hombre fuerte que pueda cargar con ellas y hacer todas las locuras del mundo. Pero de vez en cuando, a ellas también les gusta sentirse en la cima del mundo. Por eso, está esta fantasía aquí.

Lo que se busca es tener un papel protagonista en la cama, algo que haga sentir a la mujer como que es lo más importante ahí. Y la dominación, en cualquier medida, le da ese protagonismo. Ojo, esto no quiere decir que en cualquier momento tienes que presentarte en su cama con una fusta, porque igual las cosas no salen como quieres.

5.- Él dominante

Efectivamente, mucho daño ha hecho “50 sombras de Grey”, pero efectivamente, encontrarás mujeres que dirán que les gusta ser dominadas. Unas lo dirán en el sentido de esa película (o libros), donde todo es rosa y el amor está en el aire, y otras lo dirán con el verdadero sentido BDSM, donde todo es cuero, dolor, y pasión.

Por supuesto, antes de entrar al trapo, asegúrate a qué es lo que se refiere ella, no vaya a ser que el tema se te vaya de las manos, y te encuentres en una situación demasiado comprometida.

6.- Trío (dos chicos)

Sí, es el mundo perfecto, donde ella se siente deseada por todos los demás, especialmente por dos hombres. Dos hombretones de su tipo, guapos, fuertes, y con mucho potencial que demostrar. Un mundo perfecto estaría lleno de estos tríos, y de largas sesiones con dos hombres. 

Claro que en la mayoría de los casos, ella quiere ser el centro de atención, así que cuanta menos atención se den entre ellos, mucho mejor. Su fantasía puede incluir el hecho de ser penetrada por uno, mientras hace sexo oral al otro. O ¿por qué no ser el delicioso relleno de un bocadillo?

7.- Voyeurismo

Curiosas por naturaleza, una de las fantasías también incluye el voyeurismo, el de observar sin ser observado. Cotillear la vida privada ajena, y disfrutar de ello.

Ya sea espiando a una pareja joven en un parque, por el ojo de una cerradura, o de casualidad viendo a través de la ventana de un dormitorio. Es algo que genera placer y excitación, así que, ¿por qué no?

8.- Exhibicionismo

Algo que encanta y da vergüenza a la vez. El exhibicionismo es una de las fantasías más comunes de las mujeres. Claro está, la mayoría estará dirigido a su pareja, a excitarle y prepararle para una larga sesión de sexo en casa.También puede estar dirigido a un desconocido, por el hecho de divertirse un poco y ver la reacción. 

Claro está, algunas prefieren dar el siguiente paso, pero no se puede incluir a todas en ese saco.

9.- Sexo en público

Este era el siguiente paso al exhibicionismo. No todas tienen el valor de llevarlo a cabo, pero es un pensamiento que suele rondar en la cabeza a alguna de ellas. Ya sea sexo al aire libre, en un parque, sabiendo que escandalizará a esa pareja de ancianos o en casa, en una sesión privada organizada, en la que ella y su pareja son el centro de atención.

Porque claro, no hay nada más excitante que miles de ojos mirándote mientras eres penetrada

10.- Ser bailarina de striptease

Hacer un striptease para la pareja es una de las fantasías más comunes de ellas, porque es de las más simples. A alguna que otra le dará vergüenza, porque cree que no sabe bailar, y si fuera verdad, en esa ocasión, lo mejor es evitarlo, porque no hay nada más penoso que intentar excitar a un hombre con un baile erótico y no conseguirlo por lo patético del dicho baile.

Aún así, es una fantasía recurrente porque hay un medido de éxito, que es precisamente la erección masculina. Así que ya se sabe si se está consiguiendo o no.

11.- Con un madurito

Más de una ha soñado con tener una clase privada con ese profesor tan guapo de filosofía o de literatura. Y no, no estamos hablando únicamente del anuncio ese de Tous, sino de algo más real y común.

Una gran mayoría ha tenido esa fantasía, ya sea en el instituto o en la universidad. Porque la madurez es señal de experiencia, y esas primeras canas no hacen más que aumentar el atractivo de ese hombre tan sabio como guapo. 

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *